Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Poesía
Todos
Ordenar por:
Mas recientes
Menos reciente
Más vistas
Defecto
Poema
Categoría: Sin Clasificar

AVARICIA

Cuando en el mundo había hadas, príncipes Y princesas rutilantes en palacios encantados Cuentase como verdad, que un artesano grosero Ganaba mucho dinero, en una antigua ciudad… Rodolfo era su nombre, tonelero su oficio, Y le dominaba el vicio mas detestable del hombre. Avariento sin igual jamás se privo de un cobre Para aliviar las miserias, ni los dolores del pobre Una tarde en el dintel, cuando el trabajo acababa Una mujer que pasaba, se detuvo en el tonel. Pálida, sus ojos desencajados, y con vestidos De harapos, todo en ella revelaba la suerte más infeliz. Rodolfo no la miraba, pero ella juntando fuerzas Se acerca a el y con agónica voz, le dice Dadme agua, os lo suplico, solo agua, tengo sed. _ Si yo tu suplica atiendo, mañana andarán diciendo que me he vuelto posadero y que doy comida y vino a cualquier vago haragán… ¡ Sigue hermosa tu camino, trabaja si quieres pan! Entonces la pordiosera, ardiendo en sublime ira Al rico perverso mira y dice con voz severa “- Hombre duro y sin piedad, no veis que yo un hada soy y que a castigarte voy, por tu bárbara crueldad. Con un signo de mi mano, puedo hacer en un minuto Que os arrastréis cual gusano y tengas vida de luto. El tonelero asombrado, con un gesto la rechaza Carga su cuchillo y maza, y con desprecio sentido Da la espalda a la mujer, se aleja de sus gemidos Indiferente, ofendido, no quiere escuchar ni ver. Llegando el atardecer, Rodolfo vuelve a su casa Y es en su misma morada, sentado en su vieja silla Donde intuye pesadillas, que hasta la gris alborada, Trastocan en perturbada, su vida creída sencilla. Y camina hacia el río, cargando al hombro el tonel En busca del agua fresca, para iniciar la jornada, Desciende por la explanada y se apoya en el dintel. Tira el tonel vacío en la parte mas profunda, Y el horror su rostro inunda, al ver que vacío salió… Otra vez lo sumergió, pero el agua no entraba en el Y repite con espanto, sin creer lo que veía, Con el mismo resultado, su corazón se oprimía… Entonces el Tonelero, recuerda a la Pordiosera… Y comprende sus pecados, su ruindad y su dureza… Recuerda su vida entera, sintiendo su pecho ahogado Y mirando fijo al Cielo, por vez primera el reza. Pidiendo a Dios perdón, implora, grita y confiesa Sintiendo en su interior que algo nuevo en el nacía, Y sin poder comprender aquello que sucedía Llanto de sus ojos brota, Y de ese llanto una gota, solo una, lleno el tonel….
Datos del Poema
  • Código: 313751
  • Fecha: 14 de Octubre de 2008
  • Categoría: Sin Clasificar
  • Media: 9.15
  • Votos: 33
  • Envios: 3
  • Lecturas: 3,187
  • Valoración:
Datos del Autor
Nombre: emanuele
País: Argentina Sexo: Masculino
Fecha de alta: 21 de Julio de 2009
Ver todas sus poesías
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.224.17.157

6 comentarios. Página 1 de 2
Miachael
Miachael 14 de Enero de 2018

Estimado Enmanuel no conocía esta historia o cuento, muy interesante, saludos.

Maitena
invitado-Maitena 13 de Enero de 2018

Cuando en el mundo habían hadas, magos y nigromantes y princesas encantadas en palacios rutilantes, cuéntase como verdad que un artesano grosero ganaba mucho dinero en cierta y antigua ciudad. Rodolfo era su nombre, tonerlero su ejercicio y lo dominaba el vicio más detestable en el hombre, avariento, sin igual, jamás descanso tomaba, noche y día trabajaba para aumentar su caudal. Una tarde que acababa una mujer que pasaba se detiene en el dintel. Vestigios muestra su faz que oculta como disfraz el manto de la pobreza. Rodolfo no la miraba, ella humilde le dice, no hoz pido señor dinero, agua solamente quiero, a lo que replica el tonelero, mendiga por ti voy a dejar mi trabajo? el rio corre allá abajo y de agua a quien la quiera... no os teneis que incomodar dice la pobre mujer, os basta con ordenar que me traigan de beber... si hoy a tu súplica atiendo, mañana andarán diciendo que me he vuelto posadero y doy posada y vino a todo vago haragán, sigue hermosa tu camino y trabaja si quieres pan. La limosnera ardiendo en sublime ira, al rico perverso mira y dice con voz severa, hombre duro y sin piedad, sabes tu que un hada soy y que a castigarte voy por tu bárbara impiedad, y aunque un signo de mi mano pudiera hacer que vivas cual bruto o te arrastres cual gusano, prefiero que tu escarmiento sirva a todos de castigo y que tu arrepentimiento pueda servirte de abrigo...

Maitena
invitado-Maitena 13 de Enero de 2018

Quién es Raúl Macaya?? Nacionalidad, fecha de nacimiento o época en que escribió este lindísimo poema...

Maitena O.
invitado-Maitena O. 13 de Enero de 2018

A mi me la enseñó mi mamá y a ella mi abuela, pero tengo una versión distinta, más linda creo, pero siempre le faltó una estrofa y mientras intenté durante largo tiempo encontrarla, hoy recién me encuentro con ella!! Me gustaría tener la versión completa y real.

VICTOR
invitado-VICTOR 26 de Abril de 2016

este poema me lo decía mi abuelo hace 50 años , y el decía que era el autor raul macaya

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Poesias: 99,627
»Autores Activos: 4,260
»Total Comentarios: 47,522
»Total Votos: 9,266,099
»Total Envios 159,596
»Total Lecturas 142,892,756

© HGM Network S.L. || Términos y Condiciones || Protección de datos