Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Poesía
Todos
Ordenar por:
Mas recientes
Menos reciente
Más vistas
Defecto
Poema
Categoría: Fechas Especiales

11 de setiembre

Ayer te vi llorar y me dio tanta pena al verte destruida, horrible y desolada cual mujer orgullosa mordiste tu impotencia al verte caída y sin poder hacer nada. Antaño tú tan bella, sonriente y pudorosa anidabas en tu suelo una gran actividad, cual robusto árbol que en sueños el Rey de Babilonia miraba dar su sombra a toda la humanidad. Tus hermosos rascacielos, orgullo de la tierra se elevaban impetuosos al cielo cual doncella como queriendo acompañar al Padre en su santuario como queriendo dejarte por los ángeles mimar. Y es que eras bella, ciudad fuerte y majestuosa en ti se aglomeraba la alta sociedad los negocios del mundo en ti se registraban y de tu suelo salía ayuda a la humanidad. Mas de pronto todo sucedió como una pesadilla tras una bola de fuego, como una bomba letal herida te inclinaste, todo se vino abajo tus columnas tan fuertes, tus pisos de cristal. Las horas horrorosas, los minutos tan grandes el tiempo que un momento se quiso detener los ángeles, las brisas no vinieron en tu ayuda y viste caer a tus hijos aquel amanecer. Las mentes miserables, tal manos asesinas seguirán quitando vidas, tal vez sin comprender que el mundo se desangra, que se acaba la vida que la humanidad triste vaga sin nuevo amanecer. El tiempo que ha pasado aún no cura las heridas, las heridas profundas no se quieren secar la tierra, mi amada jamás olvidara aquel día que lloraste una mañana fría e infernal. ¿Habrá alguien tan ruin que en tus heridas ría? ¿Estarán los barbaros atilas celebrando tu soledad? ¿En dónde está lo tierno? ¿en dónde la frescura? Dios mio a donde marcha la triste humanidad. Te juro que jamás te había amado tanto jamás senti ese aprecio aquí en mi corazón, ven y lloremos juntos con este corazón fiero que las lágrimas saladas nos hacen más luchar. Ayer te vi llorar y me dio tanta pena que hoy quiero acompañarte en tu horrible soledad despues de aquella triste mañana, compañera, mi ciudad majestuosa, mi niña caprichosa si no tienes tus hijos, jamás será igual. El mal que te han causado Dios pueda perdonarlo y por más que pase el tiempo jamás podre olvidar que te vi llorar, cuando te vestiste de cruces apagando tus luces, tu fuerza, mi niña de cristal. Marco Senmache Rodríguez Perú
Datos del Poema
  • Media: 6.45
  • Votos: 128
  • Envios: 0
  • Lecturas: 2,218
  • Valoración:
Datos del Autor
Nombre: maser
País: PeruSexo: Masculino
Fecha de alta: 23 de Abril de 2005
Ver todas sus poesías
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 3.238.99.243

1 comentarios. Página 1 de 1
Malatusta
Malatusta 10 de Septiembre de 2008

No olvidemos que un 11 de septiembre...mataron a Salvador Allende...no son las torres lo que importa...la gente que alli murio...el pais del norte patrocino la toma del poder...no lo olvidemos...lo siento por mis hermnaos de norteamerica que cayeron en aquel fatidico acto...que mas que religios fue politico...al igual que el del golpe de estado en Chile...ojo con eso...Malatusta

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Poesias: 99,627
»Autores Activos: 4,260
»Total Comentarios: 47,522
»Total Votos: 9,266,099
»Total Envios 159,596
»Total Lecturas 142,892,756

© HGM Network S.L. || Términos y Condiciones || Protección de datos | Política de Cookies