Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Poesía
Todos
Ordenar por:
Mas recientes
Menos reciente
Más vistas
Defecto
Poema
Categoría: Ausencia

A qué horas me volví viejo

~~A qué horas me volví viejo

No sé a que horas cruce la vida, las montañas y sus fronteras
Ni cómo, ni cuándo atravesé los pantanos y las cordilleras
Ya ni me acuerdo si surqué valles, llanuras y praderas
Si crucé ríos y aguas de mares, en embarcaciones frágiles me perdiera
Ni de mis versos y poesías, que una vez por allá no sé cuándo escribiera
Ni de las ocurrencias, que mi lánguida mente entendiera
O de aquellos amores de sus mieles y placeres consiguiera
Ya ni me acuerdo, si estoy vivo o en fantasmas y miedos, me convirtiera

No sé a qué horas, se me hundieron los pies en las ardientes arenas
Ni a que horas me diste la pócima de amor, que a estas alturas me envenenas
Ya ni me acuerdo del guacamole, con el que embadurnaba las empanadas y las rellenas
De aquellas fiestas, de sus bailes que agotaban de sudores las faenas
Ni a qué horas llegaba la abeja, a procesar la miel en la colmena
Menos, acordarme de pandemias, que cercenaron mis libertades en cuarentenas

No sé a qué horas me inunde de pecas y canas, totalmente flácido y arrugado
Si paso desapercibido, solitario, ni en las sombras, ni por nadie recordado
Me siento viejo, cansado, los achaques son crueles y demasiados
Nadie me determina y mis gritos no tienen eco, ni son escuchados
Lo hermoso del ayer, los llevo en mi alma, los demás se han marchado
Los amigos se han esfumado y por nadie soy preguntado, ni extrañado
Los amores se secaron y hoy son emociones imaginados
Ya no hay lágrimas, ni llantos, todo ha concluido, sin haber comenzado

No sé a qué horas, los placeres se volvieron vanos sin chispas por encender
No sé a qué horas, me volví viejo y el cuerpo tiende a esconder
No sé a qué horas, mi corazón dejó de amar y de pretender satisfacer
No sé a qué horas el alcohol y las cervezas, se dejaron de beber y de enloquecer
No sé a qué horas, la mujer amada se marchó rauda con su valija al atardecer
No sé quién contará mis anécdotas, ni a quién estremecer

Ya me siento cansado, ojeroso, solitario y meditabundo
Gocé la vida de placeres, de amores, de mujeres con ardores y fervores profundos
Reconozco que estoy viejo, le doy gracias a Dios, de mis estertores de nauseabundos
Hermosa y placentera existencia y del más allá ya estoy muerto y moribundo

“Joreman” Jorge Enrique mantilla – Bucaramanga sep 04-2020

 

 

Datos del Poema
  • Código: 386490
  • Fecha: 05 de Septiembre de 2020
  • Categoría: Ausencia
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 11
  • Valoración:
Datos del Autor
Nombre: jorge enrique mantilla
País: ColombiaSexo: Masculino
Fecha de alta: 08 de Marzo de 2011
Ver todas sus poesías
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 34.234.223.162

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Poesias: 99,627
»Autores Activos: 4,260
»Total Comentarios: 47,522
»Total Votos: 9,266,099
»Total Envios 159,596
»Total Lecturas 142,892,756

© HGM Network S.L. || Términos y Condiciones || Protección de datos