Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Poesía
Todos
Ordenar por:
Mas recientes
Menos reciente
Más vistas
Defecto
Poema
Categoría: Guerra

GUERRA, ASQUEROSA PALABRA

Es ésa la palabra que suena en la boca del mundo. Se escucha en todas partes, se oye en todo momento. Es la asquerosa palabra que suena y truena orgullosa en las fauces de los lobos que ostentan el poder. De nuevo tiembla y gime la humanidad entera en el balbuciente albor de este tercer milenio. En este desarrollado tiempo de ‘madura civilización’ ya habrían de ser el arma la diplomacia y el diálogo. Tiembla la humanidad ante las repugnantes locuras. Ante la voluptuosa razón sumida en cerrazón y en sinrazón, empujada por el orgullo del poder deshumanizante de los soberbios traidores de los valores humanos. Gime la humanidad leal a los principios de pacífica convivencia, implorando la tranquilidad a los seres humanos en el mundo. Gime suspirando por la paz ya tantas veces prometida en los folios situados e ignorados en los estantes de la ONU. “Una guerra es evidentemente demasiado estúpida”, escribía acertadamente Albert Camus en “LA PESTE”. Es estúpida y pestífera, inhumana y deshumanizante, irracional y depravada, degradante y tósigo letal. ¿Por qué la guerra en esta época de ‘avanzada civilización’, siendo ella preclara expresión de barbarie y bestialidad? ¿Por qué los supuestos civilizados originan esta contienda donde se sacrificarán de nuevo personas inocentes? ¿Acaso es cierto el discurso irremisiblemente contradictorio de la bestia salvaje que afila sus colmillos carroñeros, con el deseo de devorar las fuentes petroleras iraquíes y el anhelo de apoderarse de límpidos y fértiles hontanares? ¿Es necesario, acaso, demoler una pujante nación, invadiendo y oprimiendo, avasallando y matando, a fin de brindarle, primero, una conjeturable ‘libertad’ para oprimirla después, y saquearla y empobrecerla? ¡Qué tontería! ¡qué fantochada y paradójica palabra! ¡qué manifiesta necedad bajo la máscara de la erudición! ¡qué insoportable levedad del discurso sin sentido, manifiesto por la obsesión de ufanarse el poderío! Es mayor absurdo todavía hostigar y matar tranquilamente en una antropófaga cacería de pobres víctimas sin defensas, en nombre de la libertad, de la razón, de la verdad, del bien, en nombre del Dios que siempre rechaza la muerte. ¿Qué personalidad engreída con delirante demencia puede parafrasear tales afirmaciones en el manicomio del mundo? ¿Qué locura es esta obsesión de mantener la hegemonía económica con el sacrificio de hombres verdaderamente exentos de culpas? ¡Qué inenarrable situación a la que nos somete la cruel decisión del monstruo que vaticina el imperio del caos existencial! ¿Qué calamidad mundial proclama esta locura infernal, representada en la carnívora fiera, hambrienta de sangre humana? ¿Por qué connotar la causa de esta peste aterradora de la humanidad, con el furtivo lenguaje bondadoso de arcángeles celestiales, si la consecuencia demostrará la verdad de que, desde el principio, el fundamento de esta antropofagia es la envidiosa maldad del diablo? Y, así, expande aún esta mefítica e indeseable palabra: “GUERRA”, su apestosa hediondez, bajo la lozana careta de la bondad, esta guerra estúpida y pestífera, inhumana y deshumanizante, irracional y depravada, degradante y tósigo letal, según los hombres bondadosos e inteligentes.
Datos del Poema
  • Código: 346857
  • Fecha: 28 de Febrero de 2011
  • Categoría: Guerra
  • Media: 7.5
  • Votos: 14
  • Envios: 1
  • Lecturas: 2,121
Datos del Autor
Nombre: Yhatata
País: ParaguaySexo: Masculino
Fecha de alta: 22 de Febrero de 2010
Ver todas sus poesías
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 34.239.179.228

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Poesias: 99,627
»Autores Activos: 4,260
»Total Comentarios: 47,522
»Total Votos: 9,266,099
»Total Envios 159,596
»Total Lecturas 142,892,756

© HGM Network S.L. || Términos y Condiciones || Protección de datos | Política de Cookies