Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Poesía
Todos
Ordenar por:
Mas recientes
Menos reciente
Más vistas
Defecto
Poema
Categoría: Sueños

Homenaje a Dulcinea

Es la historia de un pobre aventurero que de tanto leer a los poetas quiso ser de entre todos el primero. Estudió de los versos las facetas, se trepó en un flamígero pegaso y se armó de palabras escopetas. Y fue así que del sol en el ocaso una tarde de Abril arrebolada se soñó colocado en el Parnaso. Caminó por la oscura encrucijada de la métrica noble, de la rima, de la pura cadencia depurada. Con un sueño en la frente y en la cima encumbrada y fantástica del monte, ya se siente poeta. No escatima, al mirar de la mar el horizonte, la musicalidad de los sonetos, las tesis de un oscuro Jenofonte, o aquellos maquiavélicos panfletos que Erato sin dudar rechazaría por ser un cementerio de esqueletos. Alaba la profunda poesía de Lope y Calderón y de Quevedo y sueña con asaz melancolía, fraguando con sus sueños un enredo, en Tirso de Molina y en Iriarte, haciendo de sus artes todo un credo. Es justo, dijo al fin, que por mi parte yo tenga como aquellos una musa que sea de mis versos estandarte, la fuente que disuelva la confusa oscura oscuridad de mi cabeza, aquella que desate con profusa y diestra claridad de mi tristeza los hilos más sutiles y aguerridos con toda su ternura y gentileza. Que sea de mi pecho los latidos y sea la razón de mis desvelos y el velo que proteja mis sentidos; la cura a mis amargos desconsuelos, la luz de mi razón, la flor más bella, la estrella más brillante de los cielos. Que luzca como luce la centella en noches de tormenta y de granizo y nadie se compare, no, con ella. Que sea de mis versos el hechizo, la dueña de mis pasos y mis pesos, la esencia del amor que me deshizo. Mis labios estarán llenos de besos, mis ojos de la luz de su mirada, mi búcaro de rosas y cantuesos. Que ante ella, con el alma avasallada doblegue mis rodillas, sus pies bese y quédeme la boca perfumada. Que luego aunque le pese a quien le pese, me nombre de su vida caballero en un pacto de amor que nunca cese. Ella será por siempre mi lucero, el aire que respiro, panacea que cure las heridas del sendero. Ella será mi dulce Dulcinea y yo su noble hidalgo justiciero. Esta es la historia para quien la lea de un pobre corazón aventurero. Heriberto Bravo Bravo SS.CC
Datos del Poema
  • Código: 248633
  • Fecha: 11 de Octubre de 2005
  • Categoría: Sueños
  • Media: 7.88
  • Votos: 17
  • Envios: 3
  • Lecturas: 2,517
Datos del Autor
Autor Destacado Nivel: 7
Nombre: Heriberto Bravo Bravo SS.CC
País: MexicoSexo: Masculino
Fecha de alta: 22 de Agosto de 2002
Ver todas sus poesías
Comentarios
0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Poesias: 99,627
»Autores Activos: 4,260
»Total Comentarios: 47,522
»Total Votos: 9,266,099
»Total Envios 159,596
»Total Lecturas 142,892,756

© HGM Network S.L. || Términos y Condiciones || Protección de datos