Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Poesía
Todos
Ordenar por:
Mas recientes
Menos reciente
Más vistas
Defecto
Poema
Categoría: Patrióticos

SILBANDO BAJITO

 


Los pájaros del grito han levantado el telón al escenario


y las luces encienden las ganas de pronunciar algo de verdad.


Llego por decidor nomás, apenas minúsculo jilguero del viento,


peregrino del tiempo que silba en prosa cosas que pueden molestar...


 


Sin alambradas ni fronteras, sobre este campo ando divagando,


a veces renegando y otras por el gusto que otorga el albedrío.


Lluvia, sol y rocío son ofrendas que bebo a un solo trago y nada,


solo queda la sal brotada del charqui arrasado por el mosquerío


 


Me cruje el cuerpo entero con la bronca ardiendo entre la carne,


me duele y es calambre la angustia del pueblo ajeno al sosiego;


rehén de incertidumbres, maltratado, usté´ capáz me entienda


Lo escupo sin enmiendas y no me callo, jamás fui amigo del miedo.


 


Tiranos, canallas y mercenarios ajustando cincha a la libertad


y el corazón es la orfandad arrancada de cuajo al invierno largo.


No pretenda que me haga el sordo o por antojo ajeno haga silencio,


digo lo que pienso y me sobran razones pa´ meterme a este barro.


 


No me mandan capataces ni patrones, mi huella es bien genuina.


Ante el dolor la frente alto atina y el pecho parece abrirse de rabia,


dirán que huyo al amor y su savia, que peco de enojado, no se,


más le diré a usted que mi poesía es cruda, sincera y libertaria


 


Allá el horizonte, y acá cerquita nomás; la noche nunca acaba.


Una espina de la desdicha anda clavada en el ojo del paisano


renegando de faltantes siempre inundando adentro su rancho;


espantando buitres y caranchos del renegar ya se volvió baquiano...


 


Cruzando opiniones fundadas voy a contracara de esos señores


que no conocen de honores porque vendieron su dignidad.


Hago honor a mi libertad si digo lo que considero un ultraje,


no hay avalado peaje que cobre paso a tanta inmoralidad.


 


Estafan, mienten, decretan y regulan de acuerdo a sus intereses,


nosotros pagamos con creces la acumulación de sus riquezas.


Mire usted la bajeza de enriquecerse a costilla del pueblo,


pa´ adentro me remuerdo y pa´ fuera grito con todas las fuerzas...


 


Le ponen bozal a la democracia y quitan a la panza su bocado;


los charlatanes, cínicos artistas del pecado y astutos de mil mañas,


muchos con sus patrañas desean apagar mi modo de denunciarlos.


Más nunca quise negarlo, la rebelión es una virtud que me acompaña.


 


 


No me tiembla jamás la garganta y al aire mis versos levanto,


acaso el mayor quebranto sean las necesidades de pan y trabajo,


Galopando por lo bajo pido a los santos su urgente intervención,


mientras sobra la sinrazón que golpea brutalmente a los de abajo...


 


La justicia anda renga entre cegueras y noticias de puro barullo


como el abandonado mangrullo custodiado por obedientes ciegos,


por eso el alma muevo cuando cabalgan razones hasta el empacho,


yo nunca me agacho y seguiré denunciando en poemas andariegos


 


Quieren callar a los cantores del pueblo llevándolos pal´ arreo,


más yo no me vendo ni me floreo para ganar falsos aplausos,


no he de soltar el lazo tomado pa´ opinar desde la experiencia.


Si de lo dicho tiene conciencia, dígame ahora ¿qué mal le causo?


 


Ajeno de las metas más ansiadas y esquivado por el porvenir,


solo me queda seguir aguantando sin doblegarme ni recular pa´ atrás.


No me importó ni me importará que venga deguello por mi elección,


para el pobre es mi entera expresión y en él no ha de morir jamás


 


Un rebenque castigando esperanzas con espuelas hambreadoras:


en el tallo de una guitarra señora debe ser lamento pa´ entonar,


ojalá los niños puedan cantar un canto distinto a este en el mañana,


duele en mi rancho la leña mojada cuando el brasero noai de calentar.


 


Soy decidor apenas y con eso alcanza pa´ mostrar la cerrazón,


nace pura la improvisación pa´ detallar verdades que duelen hondo,


brotan desde una realidad bien al fondo y por desgracia son ciertas,


yo dejo la tranquera abierta pa´ avisar que nada me guardo ni escondo.


 


Silbando bajito he llegado y así, silbando bajito me tendré que ir,


no quiera usté´ presumir que ando errau´ por declamar ante los demás


Nunca se sabe de lo que es capaz un criollo que ha sido estafado.


Solo dejo aclarado: hay derechos olvidados y derechos por conquistar.


 


Me voy derechito por donde vine, rumbo adonde la luna se pierde,


abrojales, pasto verde, senderos del olvido cruzo al tranco nomás,


nadie marca el compás de cuanto decir pueda guardar mi garguero.


Adiós digo con el sombrero y perdone si en algo le vine a incomodar.


 


Se va este decidor dejando la inquietud ante sus ojos y oídos,


sepan que mi único nido son los rumbos y caminos de esta Nación


Si tanto dije es por convicción y anhelo de una patria más justa,


tanta injusticia dispersa asusta y el compromiso pa´ mi es obligación.


 


Lucio Albirosa (2017)

Datos del Poema
  • Código: 385341
  • Fecha: 12 de Marzo de 2020
  • Categoría: Patrióticos
  • Media: 10
  • Votos: 3
  • Envios: 0
  • Lecturas: 646
  • Valoración:
Datos del Autor
Nombre: Lucio Albirosa
País: ArgentinaSexo: Masculino
Fecha de alta: 17 de Enero de 2020
Ver todas sus poesías
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 44.192.247.184

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Poesias: 99,627
»Autores Activos: 4,260
»Total Comentarios: 47,522
»Total Votos: 9,266,099
»Total Envios 159,596
»Total Lecturas 142,892,756

© HGM Network S.L. || Términos y Condiciones || Protección de datos | Política de Cookies