Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Poesía
Todos
Ordenar por:
Mas recientes
Menos reciente
Más vistas
Defecto
Poema
Categoría: Personales

Destino Final

Mis sueños se esparcen insomnes, como nubes

Por el viento desvelado, desgajándose a cuenta gotas,

Hasta quedar vacíos como heridas abiertas

La niebla invade mi mente, oscureciendo mi mundo

Cual pueblo abandonado las palabras se escurren

Tránsfugas de mis delirios, calles que conducen a la nada

Esto, amigos, son señales irremediables de desvarío,

 Donde el tiempo lo ha sembrado. Es un día donde el invierno

Abre sus brazos y la marea, se recoge sobre su centro

Ondeando con el viento las palmeras, como ínclita despedida

Cantarán por mí, los pájaros del mundo al anunciar pues,

¿Ésta mi partida? ¡Éste mi canto agónico de cisne?

 

Quiero confesar hoy, que mi Ser se multiplica, no soy

Ni he nacido poeta, más bien soy un ente, hermanado

Con el sentimiento, con incertidumbres, un añorante

De viejos eventos, vida en donde mana sangre por la herida

Un escribiente de notas esparcidas, en el viento.

Yermo hacia la nada, anunciante soy, de polvosas veredas

Retruécanos de caminos recorridos, taladrando mi razón

Calibro las horas que pesan y no, en fronteras descalzas del agua.

 

Me convierto en río que se escurre y desenlaza, de su agua turbia,

De lo que me evoca me alejo, entre imágenes pensativas

Acercándome a las orillas de mi Ser, fabricante de fantasmas

Convertidor de Dioses innombrables en polvo, mentiras y verdades.

Desterrado al mañana, no alcanzo a entender el ahora,

Estoy frente a la orilla de un acantilado, sobre una roca,

Cara a cara al oleaje intermitente donde olas vienen, olas van,

A morir en el reventadero de angustias y alegrías disfrazadas

Atadas como aguas blancas o negras a mi vivir

Cotidiano, de rutina, de hastío, de nada.

 

Aprovecho momentos de última lucidez, para abrir

La entraña donde vivo, despidiéndome de mi Ser nativo

Y de aquellos escasos lectores de mi comuna

Deshabitado estoy de cuentos, historias, narraciones

Escondidos sentimientos, todos, envueltos en mi propio sudario

Donde la palabra duerme en silencio y el alma es sal

Mi mente se pierde como riachuelo, tratando de llegar

A la mar, a ese bautismo donde el espejo me deshabita,

Cayendo en la intimidad de su vacío, Desventrada oquedad

Lapsos me dicen, me quedo ausente del mundo y lo que sucede

Mirando un punto en la distancia, donde mi memoria ingrata,

Suelta sus gárficas amarras de la tierra firme, ahí donde los olvidos,

Son frecuentes e inmensos como océanos ¡Insondables!

Una caída frente a un ejército enorme que se desplaza

¡Avasallante e impasible! ¡Interpérrito ante ruegos y amenazas!

 

¿Pero que esperar si estoy a pocos días de llegar a los 80 años?

¿Qué más le pido a la vida si todo me lo dio a raudales?

 Creí que, en mi vejez, guardaría los momentos memorables

Pero ¡Ay de mí! hoy quedo de mis sueños alejado.

Pensé tendría oportunidad, de regodearme en los recuerdos

Pero me encuentro avanzando entre piedras descalzado

La vida me destina a vivir en tinieblas lo que me resta

Oyendo cantos de sirena sin poder mirarlas.

 

Elevo una oración, no un rezo, para encontrar el faro

Este hado que a mi Sino ilumina la esperanza y su lóbrego camino,

Permitiéndome llegar a mi destino incierto, ahí donde la vida nos devuelve

Me convierto en viajero, sin brújula ni estrella guiado, a un espacio

Más grande y profundo… Adiós pues os digo, ahora

Que aun oportunidad tengo ¡La noche abre sus ojos!

 

Subo de nuevo a ese tren llamado destino, encajado

En nuestras vidas ¡Estatuas sin memoria! ¡Ni luz!… ¡Sólo sombras!

Llegaré a la próxima estación, sin darme cuenta en donde estaré

Tampoco sentiré las manos extendidas, en marea de adioses

Somos polvo, tierra… y a ella volvemos como gotas a la mar

Oleaje apaciguado, nada me llevo, todo lo dejo,

No debo ni me debe la vida ¡Todo está pagado!

 

Sembré y esparcí mi trigo sobre suelos fértiles con cuidadoso amor

¡Banderas futuras! La noche borra mi rostro, cierra mis párpados

 Secos ya, de imágenes distantes entre las sombras

Desplazándose sobre mi cuerpo…otro rostro sin nombre amanecerá

Seguiré mi camino, me encontraré, me esperaré allá

 ¡Ay vida! cuánto me diste: familia y hogar, alegrías y tristezas

¡Ay vida! Cuánto me cobras que ahora me quitas,

Hasta dejarme en la nada.

 

Por todo ello ¡Ay vida! me atrevo, a elevarte mi última súplica

clamando a los cielos…

¡Dioses! Piedad para este hombre de vida incierta

¡Que le acongoja su adversidad!

P.D. El Poeta calló

Fue a buscar su destino

D.E.P.

Cumplo su última voluntad subiendo este su epitafio.

20/Junio/20

Datos del Poema
  • Código: 386190
  • Fecha: 29 de Junio de 2020
  • Categoría: Personales
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 88
  • Valoración:
Datos del Autor
Nombre: Leonardo Mazon
País: MexicoSexo: Sin Datos
Fecha de alta: 16 de Mayo de 2019
Ver todas sus poesías
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 34.239.167.74

1 comentarios. Página 1 de 1
cher
invitado-cher 30 de Junio de 2020

Que pena que no conocio a Dios

Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Poesias: 99,627
»Autores Activos: 4,260
»Total Comentarios: 47,522
»Total Votos: 9,266,099
»Total Envios 159,596
»Total Lecturas 142,892,756

© HGM Network S.L. || Términos y Condiciones || Protección de datos