Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Poesía
Todos
Ordenar por:
Mas recientes
Menos reciente
Más vistas
Defecto
Poema
Categoría: Sin Clasificar

El Candelabro y la Pluma

Descansa su  letargo otoñal


Mi pluma adormecida


Sobre los mudos renglones


En una hoja olvidada


Amarillenta  de tiempo


Arrugada y desteñida


Cansada de tanto esperar


Junto a la  tinta cautiva


En las sombras esparcidas


Por  las voces  del silencio.


 


 


Junto a una vieja  silla


Que ya no aguanta otro invierno


Su crujir parece eterno


Como un profundo lamento


Una mesa añeja de tiempo


Maltrecha y despintada


Con las patas desparejas


Acusando las quejas


Del pasar de los años.


 


 


Un candelabro apagado


Con barbas de un viejo cebo


Descolorido  y  arrumbado


Testigo de los años pasados


Espera resignado


Su muerte anunciada


En la pieza inundada


De resignaciones  desoladas.


 


 


Cuantos  Fríos  inviernos


En silencio me has acompañado


Con tu vieja y tenue  flama


Alumbraste mis desvelos


Pequeña  estrella


En el negro cielo


Sobre las viejas arcadas


En mi guarida arrumbada


Por las negras chapas agujereadas


Donde el viento canta


En las gélidas madrugadas.


 


 


Las  rusticas paredes despintadas


Transpiran  soledades impregnadas


Lloran por  sus antiguas grietas


Las penas de los años


Sosteniendo un crucifijo olvidado


Cubierto de silencios y pasado


Por aquel que dio su vida


Para salvar a la humanidad


Los mismos que lo crucificaron


En un rustico madero


Sin una gota de piedad.


 


 


El silencio siembra soledades


Por el pasillo en penumbra


Y una  vela que casi no alumbra


Descubre una vieja puerta


De mi cuarto  entreabierta


Como una Vieja tumba


Donde descansan los recuerdos


Que lloran por las  noches


Y en mi alma retumban.


 


 


 


En un  viejo reloj


Que ya  no se usa


Con su vidrio partido


Sobre el umbral de la estufa


Es el viejo nido


De una solitaria araña


Con sus trasparentes  Telarañas


Colgadas de las rota agujas


Marca las horas muertas


Que en  el silencio se dibujan.


 


 


Hay que agregarle al fogón


Un par de leños más


La soledad tiene razón


Porque la noche se  hace larga


Y las horas se vuelven amargas


Grita el silencio aunque no lo parezca


Hay que beber muchas soledades


Antes de  que amanezca.


 


 


La noche transita lentamente


Y con ellas las sombras


Que se irán  cruentamente


Rodeadas de  silencios


Mis ojos cansados


Se entregan  al sueño


Cede en su empeño


El candelabro casi apagado


Entre las sombras hemos quedado


Mi pluma agoniza en un costado


Después de ver firmado


Poemas para mi Soledades


Que yace junto al candelabro pagado.


 


 


Mario  Anónimo


 


 

Datos del Poema
  • Código: 388108
  • Fecha: 14 de Septiembre de 2021
  • Categoría: Sin Clasificar
  • Media: 10
  • Votos: 1
  • Envios: 0
  • Lecturas: 256
  • Valoración:
Datos del Autor
Nombre: Mario Anonimo
País: UruguaySexo: Sin Datos
Fecha de alta: 26 de Octubre de 2016
Ver todas sus poesías
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 18.232.127.73

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Poesias: 99,627
»Autores Activos: 4,260
»Total Comentarios: 47,522
»Total Votos: 9,266,099
»Total Envios 159,596
»Total Lecturas 142,892,756

© HGM Network S.L. || Términos y Condiciones || Protección de datos | Política de Cookies